Alfaro

 

La ciudad nueva se sitúa sobre los yacimientos de los antiguos poblados de Illurcis y Gracurris, de los que quedan pocos restos en el Yacimiento de las Eras de san Martín. La ciudad tuvo importancia en la época romana, aunque sólo se puede visitar una pequeña parte del Ninfeo.

 

En la Edad Media adquiere su máximo explendor como demuestran los numerosos edificios religiosos, entre los que destaca la Colegiata de San Miguel, en cuyo techo habita la mayor colonia de Cigüeñas de la región. Dando un paseo se pueden descubrir la Iglesia de Nuestra Señora del Burgo, el Convento de San Francisco de Asís, el Convento de la Inmaculada Concepción y las Ermitas de San Roque y de Nuestra Señora del Pilar.

 

En los meandros del Ebro se encuentra el parque natural del ecosistema de los Sotos de Alfaro con vegetación y aves endémicas.

 

Fiestas:

San Isidro. 15 de Mayo.

San Roque y San Ezequiel Moreno. 14-20 Agosto.

Nuestra Señora del Burgo. 8 de Septiembre.

La colegiata de San Miguel, Alfaro, La Rioja