Oteruelo

 

Despoblado del Valle de Ocón, que fue habitado hasta los años 70. En La Rioja existen numerosos pueblos abandonados que por la migración del campo a la ciudad pierden a la población joven, los ancianos poco a poca mueren y los pueblos desparecen. Hoy, con timidez se produce el efecto contrario. jóvenes que vuelven a los pueblos impulsados por el turismo, la vida en el campo y la falta de trabajo en la ciudad.

 

En total forman el conjunto 35 casas, con una escuela, que en 1848 acogía a 10 niños. Entre sus instalaciones destacaban la central de producción eléctrica, que todavía se puede ver hoy, junto al camino, una fuente (escondida entre la maleza) y canalizaciones de agua.

 

La Iglesia de San Lorenzo sigue en e pie y comparte pared, cubierta de hiedra, con el cementerio del pueblo, visitado por los antiguos vecinos. En tiempos existió una ermita, de la que hoy sólo quedan piedras dispersas.

 

Es terreno salvaje, con un Encinar Centenario, en el que los vecinos comentan hay árboles de gran tamaño que para rodearlos son necesarias varias personas. Se puede acceder desde Aldealobos por caminos sin asfaltar.

Iglesia de San Lorenzo, Oteruelo